Pinch of Cumin

Gazpacho casero paso a paso

Llevaba tiempo resistiéndome a hacer gazpacho porque desde que vivo en Suiza no he vuelto a experimentar esas temperaturas extremas del interior de la Península que desencadenan en mi mente la necesidad imperiosa de comer (¿o beber?) un buen gazpacho fresquito. Por ahora aguanto bien las temperaturas -no tanto la humedad y su pegajosidad inherente-, así que con cualquier ensalada de arroz o de pasta, yo feliz como una perdiz :D.

Pero este fin de semana pasado ha sido tan sumamente cáluroso que me he tenido que dar sendas duchas de agua fría los dos días, y con ellas ha llegado el tan esperado gazpacho. ¿Y qué decir del susodicho? Pues a mis lectores españoles poco más que no sepan, casi casi lo llevamos escrito en nuestro ADN, pero a los extranjeros… que esto hay que probarlo, que está rico-rico!!!

Ingredientes para refrescar a 2 personas

3 tomates maduros (preferiblemente tomates pera)
1/2 pepino
1/2 pimiento verde
1 rebanada de pan del día anterior
1 diente de ajo (opcional, si no te gusta, pasa al siguiente ingrediente)
3 cucharadas de aceite de oliva (el mío como siempre es vírgen extra)
1 cucharada de vinagre de vino (o más si lo tuyo son las emociones fuertes)
agua fría, hielo y sal

Elaboración

Si tienes tiempo y un paladar de exigente a muy exigente, empieza a hacerlo el día anterior para que vaya macerándose y resulte mucho más sabroso. También lo puedes hacer el mismo día, con la verdura recién pelada y cortada, pero no quedará tan bueno. Empecemos.

Ablanda el pan del día anterior poniéndolo en remojo en un recipiente con un poco de agua hasta que se empape pero no sobre agua.

Pela los tomates y el pepino, quítales las semillas y córtalos en daditos. Trocea también el pimiento, habiéndole quitado previamente las semillas, y el diente de ajo.

Añade el aceite, la sal y el vinagre y déjalo durante toda la noche en el frigorífico macerándose.

A la mañana siguiente, tritúralo con la batidora y sírvelo muy frío (incluso con cubitos de hielo).

A tener en cuenta

Cada vez que lo hagas resultará diferente, tanto en color como en sabor, pues el punto de maduración de los tomates influye enormemente en el resultado final.

Si te ha quedado muy espeso, añádele un chorrito de agua, y si te ha quedado muy líquido, puedes añadir más pan o tomates.

Tags: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Mis creaciones culinarias - © 2014-16, Sara Jiménez

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar