Pinch of Cumin

Magdalenas de arándanos

La temporada de arándanos no sería lo mismo sin hacer unas magdalenas suaves y jugosas de vez en cuando. Durante el resto del año uso los rojos deshidratados, pero cuando llegan los frescos negros suelo ir a cosa hecha a por una cajita para hacer mi inauguración particular de la temporada.

Con los frescos las magdalenas adquieren otra textura, más blandita, suave, y en ocasiones “crujiente” en cada mordisco -esa sensación cuando te encuentras un arándano es inconfundible-.  Y gracias al punto de acidez de este fruto del bosque, sorprenden porque no quedan excesivamente dulces.

¡Que disfrutes de la temporada!IMG_7099-2

Ingredientes para 12 unidades

200 gr de harina de trigo
50 gr de copos de avena
200 gr de arándanos frescos
1 cucharadita de levadura en polvo
1/2 cucharadita de bicarbonato sódico
1 huevo
150 gr de azúcar moreno
1 sobre de azúcar vainillado
100 gr de mantequilla ablandada
100 gr de yogur natural

Elaboración

Lava los arándanos y sécalos bien. Resérvalos.

En un bol grande, mezcla la harina con la levadura, el bicarbonato sódico y los copos de avena y resérvalo (puedes apartar unos copos de avena para la decoración final).

En otro bol, bate el huevo e incorpora el azúcar moreno, el azúcar vainillado, la mantequilla y el yogur.

Vierte la mezcla del segundo bol en el primero y remuévelo para que se integre. Añade los arándanos a la mezcla y remueve con cuidado para que no se rompan.

Distribuye la masa entre los moldes de papel, previamente colocados sobre otro molde más rígido para evitar que se deformen (yo lo suelo hacer con un molde de silicona o en los moldes de flan). Rellena los moldes de papel sólo 2/3 para que luego crezcan.

Antes de meterlas al horno, espolvorea los copos de avena y algún arándano que hayas reservado por encima de cada magdalena.

Precalienta el horno a 200ºC durante 5-10 min. Cuece las magdalenas en el nivel medio del horno unos 2025 minutos.

Una vez cocidas, déjalas reposar unos 5 minutos en el molde para que no se rompan. Retíralas y déjalas enfriar.

A tener en cuenta

Puedes congelarlos y sacarlos del congelador unos minutos antes de comerlos, bien calentándolos en el horno o bien durante 30 segundos en el microondas.

Quedan muy blanditas y jugosas gracias a los copos de avena, pero si no tienes, puedes hacerlas sin este ingrediente.

Puedes decorarlos con azúcar moldeable por encima, aunque a mi ya sabes que me gustan más sin maquillaje, tal cual son.

Tags: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Mis creaciones culinarias - © 2014-16, Sara Jiménez

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar