Pinch of Cumin

Albóndigas en salsa de curry

Después de pasar unos días trabajando en Londres, qué mejor que algo de “comida de verdad” para la vuelta a casa. He de decir que la fama mundial que tiene Inglaterra sobre sus comidas -excluyendo los restaurantes indios, asiáticos,  italianos, etc. que se pueden encontrar por sus calles- en mi opinión es más que merecida. Eso sí, puedes vivir de sandwiches sin ningún problema: por doquier y a todas horas. Así que en vista del panorama, tengo que reconocer que soñaba con estas albóndigas, y no me hubiera importado tomarlas incluso de desayuno -con esto os podéis hacer una idea de mi nivel de desesperación-.

Por el contrario tengo que decir que en cuanto a bollería, tartas, scones y galletitas, me ha parecido un sitio de lo más interesante por su espléndida variedad y por lo apetecible de su presentación (he comido con la vista en muchos escaparates), así que la balanza queda más o menos compensada. Aunque yo sin duda me quedo con estas albóndigas jugosas, calentitas y llenas de sabor.

Ingredientes para 4 personas

500 gr de carne picada vacuna
4 rodajas finas de pan del día anterior
50ml de leche entera
1 huevo
3 tallos de perejil
150 ml de nata líquida
150 ml de vino blanco
200 ml de caldo de pollo
2 cucharadas de curry
2 cucharaditas de harina fina de maíz
aceite para freír
harina para rebozar
sal

Elaboración

Deja en remojo durante al menos 1 hora el pan con la leche para que se vaya ablandando.

Bate el huevo y añádelo junto a las hojas de perejil cortado a la mezcla anterior de pan y leche. Tritura bien esta mezcla (a mano o a máquina) hasta que el pan esté deshecho y mézclalo en un bol con la carne picada. Tapa este bol con film transparente y déjalo reposar unos 15 minutos.

Pasado este tiempo, forma las albóndigas con las manos y enharínalas bien hasta que tengan una capa homogénea a su alrededor. Pon a calentar aceite en una sartén y fríelas hasta que estén doradas (no hace falta que las frías tanto como si las fueras a comer fritas, ya que se terminarán de hacer mientras estén en la salsa).

Ahora, la salsa. Haz una mezcla a temperatura ambiente del caldo de pollo y las cucharaditas de harina fina de maíz (importante que el caldo esté a temperatura ambiente, si no empezará a espesar antes de tiempo). Pon a calentar esta mezcla en un cazo grande u olla. Cuando esté caliente, pero sin llegar a cocer, añade por este orden la nata, las cucharadas de curry y el vino blanco y remueve bien.

Añade ahora las albóndigas que has frito anteriormente y deja cocer durante unos 5 minutos hasta que veas que la salsa va espesando. Rectifica con sal si fuera necesario.

A tener en cuenta

Están muy ricas recién hechas, pero a mí me gustan casi más al día siguiente, cuando ya han reposado, porque tienen más sabor.

Tags: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Mis creaciones culinarias - © 2014-16, Sara Jiménez

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar